• Dr. Marcos Berry

    Cirujano
    Bariátrico
  • Cirugías
    de Obesidad

    Más de 3000 Cirugías Realizadas
  • Cirugías
    Metabólicas

    Síndrome Metabólico y Diabetes

Bienvenidos

Bienvenido al sitio web del Dr. Marcos Berry. Somos un equipo de cirujanos y profesionales de la salud dedicada a ayudar a alcanzar sus objetivos de pérdida de peso. En el año 2001, el Dr. Berry reconoció la necesidad de un programa de cirugía laparoscópica para la pérdida de peso en Chile.

Necesita Ayuda?

¿POR QUE OPERARSE CON NOSOTROS?

Pioneros en Chile: Dr. Berry es el primer cirujano en Chile en realizar cirugías laparoscópicas para la Obesidad hace 17 años.
Gran Volumen de Pacientes: Ha realizado operaciones a > de 3000 pacientes.
Seguridad: Con la tasa más baja en complicaciones y 0 mortalidad.
Apoyo del Equipo Médico: Contamos con un equipo médico multidisciplinario especialiazado en cirugías de obesidad y metabólicas. Leer más...

Testimonios de Manga Gástrica

Eugenia Neira. – Manga Gástrica Laparoscópica

alt

Mi nombre es Eugenia Neira, soy Ingeniera Comercial y tengo 29 años. Nací en Punta Arenas, pero viví la mayor parte de mi vida en Viña del Mar, y actualmente vivo en Santiago con una amiga. Toda mi vida tuve tendencia a engordar, pero siempre pude controlar las subidas de peso con las típicas dietas y todos los métodos a los que podía acceder.

El problema comenzó a agravarse cuando me fui a vivir sola, ya que los malos hábitos, como comer una vez al día, delivery de comida chatarra la mayor parte del tiempo, hicieron que en los últimos 5 años comenzara a subir de peso ya descontroladamente, llegando a un punto que ya no me importaba, llegando a un peso máximo de 110 kilos en Diciembre del año pasado.

El Doctor Berry llegó a mi vida como un dato de una compañera de pega casi un año antes de operarme, en marzo del 2016 lo fui a ver y finalmente aplacé el tema, ya que todavía no lo sentía tan grave, hasta que en Septiembre del año pasado para mi cumpleaños, vi una foto y no me reconocía, estaba totalmente alejada de la imagen con la que me identificaba y entendí que no podía continuar así, ya que lo que se estaba demostrando exteriormente, claramente también se iba a manifestar interiormente con problemas de salud.

En noviembre tuve mi cita con el doctor, ya que esperé 2 meses por un periodo de mucho trabajo y ese mismo día cerramos el tema. Me dijo “segunda vez que vienes, estay lista”, pero fue cuando me dijo que era más peligroso para mi salud no operarme que hacerlo, cuando me terminé de convencer.

Ese día salí con hora al pabellón y con la mejor decisión que pude tomado por mí en mi vida. Comenzó el proceso y conocí a todo el equipo del Doctor, teniendo que pasar por la aprobación de distintos doctores para llegar a la intervención. Hasta el día de hoy me acompañan en el proceso. Todos ellos, se tomaron todo el tiempo del mundo para explicarle a mí y familia en qué consistía este proceso y la operación, con la mejor disposición del mundo. Finalmente llegó el día de la operación, la cual se tuvo que aplazar una semana debido a un virus en el estómago por tanta despedida de mis platos favoritos.

El equipo que se generó el día de la operación, me hizo sentir demasiado cómoda y confiada, por lo que en ningún minuto me puse muy nerviosa, de hecho nos reímos muchísimo durante la previa. El post operatorio en la clínica fue demasiado bueno, sin dolor y super monitoreada y cuidada por todo el equipo que estaba a cargo esos días.

Creo que ahí todavía no entendía que mi vida había cambiado. Los primeros días fuera de la clínica es lo más impresionante, ya que los primeros kilos bajan extremadamente rápido. Con las comidas es todo un proceso, pero es super fácil seguir el ritmo, ya que te describen cada cosa que debes hacer. No cabe opción que puedas hacerlo mal. De todas maneras tenía a distancia de un whatsapp a todos mis doctores por si tenía alguna duda. Después de dos semanas volví de la licencia, a lo que es mi vida normal, donde tuve que comenzar los cambios que realmente eran más profundos, cambiar el estilo de vida, cocinar, darte el tiempo para tomar desayuno, almorzar, cambiar todos los hábitos alimenticios y básicamente aprender a comer de forma sana a los 29 años. A los dos meses de la operación comencé a hacer deporte constantemente, cosa que nunca había hecho en mi vida. Hoy ya no es opción no ir al gimnasio al menos dos veces a la semana, me obligo, como nunca antes.

Esto ha complementado de manera espectacular la baja de peso, ha hecho el proceso incluso más rápido. Hoy mido 1,72 y peso 72 kilos, entrando en el rango de “peso normal” después de casi 7 años con sobre peso y obesidad. A todas las personas que me han preguntado cómo ha sido todo este proceso, si es que ha sido difícil, les he dicho que es lo mejor que me ha pasado en la vida, que gracias a todo el equipo que me acompaña constantemente y el cambio de vida que he tenido desde mi interior, ha sido realmente muy fácil.

Cuando todo empieza a cambiar para mejor, tu salud, como te sientes, como te ves, empiezas a proyectar algo realmente positivo y algo que realmente deseas y vas a mantener en el tiempo. Le quiero agradecer a todo el equipo, partiendo por el doctor Berry, si no hubiera tenido la buena onda que tuvimos desde el minuto uno, creo que esto habría sido muy distinto. Dr, sigo siendo la primera del curso?? Jajaja. Isa, gracias por TODO!!, eres seca, siempre ayudándome con cada tema que tenía, y llegando siempre con una solución demasiado rápido! También agradecer al doctor Molina, a la doctora Yael, a la Mariela y a la Doctora Olivos que aguantó todas mis consultas por whatsapp, incluso cuando estaba de vacaciones, se dio el tiempo de responderme. Son un tremendo equipo y agradezco haber tenido la suerte de haberlos conocido y haber podido vivir este proceso con profesionales tan excelentes como ustedes.

Bárbara Luzio- Manga Gástrica

Descripción: arbara


Hola Doc!!! feliz de dar mi testimonio, justo hoy que se cumple un año desde mi operación. Siempre tuve problemas con el peso, probé todas las dietas existentes, pastillas, remedios caseros, batidos, y con todos lograba bajar para después volver a subir el doble. Tuve algunos años dónde estuve más delgada pero siempre fui rellenita, hasta que sin darme cuenta ya no tenía ropa qué ponerme, nada me quedaba bien, no me miraba en el espejo y mi autoestima estaba en menos cero, me costaba caminar y respirar, me cansaba muy rápido.
En esos momentos una amiga me dio el nombre del Dr. Berry y sin pensarlo pedí una hora con él.  Al principio estaba muy nerviosa, y desde que me dijeron que calificaba para una manga gástrica hasta el día de la operación, subí app 10 kilos más, ya que pasó un mes desde que me dieron la feliz noticia hasta que me operaron, pero al fin llegó el día, 20 de enero de 2015.  El primer mes, lo pasé mal, sentía hambre y estaba muy desilusionada, a pesar de que ya estaba bajando bastante, pero es muy duro ese mes sólo con papillas.  Al comenzar con los picados, sentí realmente que la vida me cambió, y desde ahí todo ha sido más fácil, pero hay que estar dispuesto a hacerlo.  Hay que estar dispuesto a seguir saliendo y no hacer que el resto se sienta incómodo porque nosotros no comemos, hay que estar dispuesto a sentir apetito pero no hambre y a reconocer la diferencia, hay que estar dispuestos a hacer ejercicio y finalmente a cambiar nuestros hábitos y tener una vida más sana.  Yo no me arrepiento ni un sólo día de la decisión que tomé, y sé que ahora empieza el camino más difícil, el de la mantención, pero vale la pena de todas maneras. Hoy soy una persona más sana, feliz, alegre, sin colesterol alto ni insulino resistencia. cuando miro hacia atrás, me da pena ver cómo estaba hace sólo un año, pero lo importante es lo que hay por delante, una nueva vida.
Gracias Dr. Berry por cambiar mi vida!!!

Héctor Basaez – Manga Gástrica Laparoscópica

Mi problema con la obesidad comienza a gatillarse a partir de los 15 años donde pesaba alrededor de 75 kilos y me descubren que tengo un Lupus Eritematoso Sistémico y comienzo un tratamiento con corticoides. A partir de ese momento y una alimentación bastante mala comienzo a engordar hasta llegar a los 150 kilos.

A raíz de mi problema ya no podía comprar ropa, tuve problemas de salud, no encontrar trabajo y lo más importante es que seguía con ese peso dejaba a mis hijas sin papa. Todo esto me tenía bastante deprimido a parte de una autoestima bajísima.

Siempre busque alguna solución mi problema de Obesidad mórbida trate con cuanta dieta había y bajaba cinco para luego subir diez. Consulte otros especialistas para tratar mi problema pero los costos eran elevadísimos, hasta que hace aproximadamente dos años mi hermana vio en la televisión un programa donde se mostraba el problema de la obesidad y ahí fue cuando apareció la Corporación Baros que ayudaba a gente que no tenía los medios para costear por completo la operación y envió un mail contándole mi caso y tuvo una respuesta favorable donde después de una invitación que se me hizo para asistir a las charlas de “Solución definitiva: cirugías de la obesidad” y conocí a la señora Celia Gasparri que fue mi contacto al comienzo y al Dr. Berry desde ese momento comenzó un largo proceso.

Los primeros pasos en búsqueda de la solución definitiva fueron con la doctora Manríquez la que me evaluó y se contactó con mi reumatóloga para coordinar lo de la operación pero en este camino apareció un gran problema el Síndrome Antifosfolipido lo cual hacia más grave mi cualquier intervención.

Después de dos años se llegó a la aprobación de parte de mi reumatóloga de una operación que fuera lo menos invasiva, por lo que en conversaciones con el Doctor Berry se descartó el By-Pass y se consideró un Banding pero en pacientes con tratamientos de corticoides tiende a incrustarse hasta que se optó por la Gastrectomía en manga la cual implicaba riesgo pero había que correrlo por que mantener el peso y además las enfermedades asociaba era un riesgo mayor hasta que…

El día 12 de septiembre del 2006 me operaron. Después de 7 semanas de la operación he bajado alrededor de 20 kilos mi calidad de vida a mejorado enormemente ha desaparecido mi problema de hipertensión lo cual me tiene realmente contento.

No quería dejar pasar la ocasión de agradecer de todo corazón a el Dr. Berry, la Dra. Manríquez, al Asistente Ejecutivo Sr. Schatloff y a todo el equipo médico que colaboro en esta operación.

Y por último y no menos importante quería agradecer a mi esposa Sole y mis hijas Catalina e Isidora, a mis padres, hermanos, a mis suegros y cuñado por todo su apoyo en este largo proceso y disculpen la preocupación que les hice pasar en el momento de la operación que fueron las horas más largos que han vivido.

Carolina Leiva Ubilla – Manga Gástrica Laparoscópica

Cuando me llegó el mail de la Corporación Baros hablando sobre las operaciones para la obesidad lo recibí medio incrédula. Llevaba entre seis y siete años visitando diversos profesionales de la salud mientras mi problema de obesidad empeoraba cada vez. Pero el asistente de Baros, Marcelo Schatloff, me recibió y asesoró eficazmente en cuanto a los exámenes y fase preoperatoria. Conocí al amable doctor Berry, quien me contó sobre la Gastrectomía en Manga, una cirugía nueva para combatir definitivamente mi problema, dándonos a mi familia y a mí la confianza para someterme a dicho procedimiento y ponerme en sus manos.

A principios de diciembre ingresé al quirófano. Sorprendentemente al día siguiente estaba dando mis primeras caminatas. A los dos días ya estaba con jaleas y líquidos, comenzando una recuperación sorprendentemente rápida. Al mes y medio incluso comencé a ir al gimnasio, gracias a los beneficios que me trajo la rápida baja de peso. Otra de las maravillas fue la pronta adaptación a los nuevos menús y a las nuevas raciones, ya que a pesar de ser mucho mas reducidas, no se pasa hambre ni se sufre ansiedad. Así estoy pudiendo superar con éxito los malos hábitos, como “picar” entre comidas, comer a deshoras, etc. No te sientes en lo absoluto restringido, sino apoyado por tu propio cuerpo.

En estos tres meses y medio que llevo de operada he bajado 30 kilos (en un minuto estuve sobre los 125), y he recuperado mi salud y un estilo de vida saludable. Mis enfermedades asociadas, tales como diabetes, hipertensión arterial, etc. han mejorado increíblemente, y en lo cotidiano ya no me canso al par de cuadras o puedo subir las escaleras del metro casi trotando, algo imposible hace muy poco. Por fin puedo comprar la ropa que me guste y no la que “me entre”, y mi autoestima ha mejorado enormemente. Siento que a mis 25 años he vuelto a nacer. Como ven, sólo puedo hablar maravillas de la experiencia como paciente del doctor Berry, y recomiendo a ojos cerrados que lo visiten con confianza.

Se despide una paciente infinitamente agradecida.

Mario Cárdenas Pérez – Manga Gástrica Laparoscópica

Siempre busque una alternativa para la obesidad y la verdad es que no entendía aun la importancia de ella.

Yo estoy ligado al fútbol y mi apodo era el típico relacionado con la obesidad, encontré una solución Final al ir a visitar al Dr. Berry y su equipo y la verdad es que después de la cirugía puedo decir que mi vida ha cambiado.

El día 10 de agosto del 2006 me operaron. Mi peso antes de la cirugía era de 142 Kg. y en los 3 primeros meses estaba en -30 Kg. menos, hoy tengo a los 7 a 8 meses de mi cirugía, -45 Kg. menos y estoy haciendo poco a poco deporte y ahora me dicen el flaco.

Quiero agradecer al Dr. Berry por todo, si no fuera por esta cirugía no estaría como ahora y quiero agradecer también a mis Amigos de Siempre, los del Fútbol mis grandes amigos del alma quienes saben porque les agradezco.

Lo último no menos importante quería agradecer a mi Polola.

Ana María Perz de Arce – Manga Gástrica Laparoscópica

Mi nombre es Ana María Pérez de Arce, desde que tengo uso de razón siempre había tenido problemas con los kilos de más, siempre haciendo dieta, tomando pastillas, en fin casi probé de todo.

El año pasado me encontré con una amiga que se había puesto una banda, me motivo bastante, así es que comencé a averiguar sobre el doctor Marcos Berry.  Hice los contactos con Marcelo Schatloff, quien me ayudo en todos los trámites previos a la operación.

Me operé el 02 de agosto del 2007, han pasado 6 meses y he bajado 37 kilos.  En mis peores momentos llegué a pesar 119 kilos, luego con un balón gástrico bajé un poco y antes de que me hicieran la gastrectomía  pesaba 102 kilos, me veía bastante mal, aparte que me cansaba muchísimo cuando hacía algún esfuerzo.

Esta operación me cambió bastante, ahora me puedo vestir con lo que me gusta y no con lo que queda bueno, puedo incluso ir a la playa sin avergonzarme, me siento muy bien, en el único momento que sentí dolor y malestar fue al salir del pabellón, pero eso fue solo unas horas, después mi recuperación fue excelente, aparte que no hay que hacer muchos esfuerzos, porque no se pasa hambre, solamente hay que ser ordenado y seguir las instrucciones que dan los médicos.

Igual me dan ganas algunas veces de comer alguna cosa rica, pero ya no es como antes que no paraba, ahora si pruebo un chocolate, es un cuadrito solamente.

Le doy las gracias al doctor por cambiar mi vida, también a Daniela Ghiardo que siempre ha estado dispuesta a prestarme su ayuda y al doctor Alfredo Molina quien me ha ayudado bastante.

A todos los que tengan este problema no lo duden, averigüen que operación es la mejor para ustedes y háganlo, van a estar en buenas manos, además que ahora las Isapres cubren en algo este tipo de operación, busquen ayuda en el doctor Berry, no se van a arrepentir y si son de provincia Marcelo les ayuda con todos los trámites.  No sigan dañando más su salud.

Por último les quiero dar las gracias a mi esposo, mi madre e hijos, por toda su ayuda y apoyo, también a mis grandes amigas: Irma y Maribel.

Ricardo Jordan – Manga Gástrica Laparoscópica

Y deje de ser un gordito feliz y me transforme en un flaco mucho más feliz

Mi decisión fue producto del efecto que se produce en el carácter de las personas y en el entorno cuando en forma tan radical te liberas de la pesadilla del peso y la obesidad. Así, observar en donde trabajo,  que otros colegas, amigos y compañeros, que se habían operado, cambiaban tanto ellos y por lo tanto sus  relaciones de trabajo y personales en ambientes de alta tensión, me llevo a tomar una de las mejores decisiones de mi vida: por mi, mi familia  y por aquellos que me rodean.

En mi caso la operación era altamente recomendable por enfermedades llamadas “silenciosas” con las cuales sobrevivía desde hace un tiempo; colesterol, hipertensión y glicemia en niveles de cierta preocupación, que me hacían mirar para adelante con algo de temor. Yo tengo 53 años  y el valor del tiempo que viene es mucho mayor  que cuando se es más joven y se tiene toda la vida por delante.

Así las cosas, y al ver los resultados en mis amigos, hoy la cofradía de operados de la oficina, tome la  decisión de consultar con el Doctor Berry  con quien  me sentía extrañamente cerca precisamente por lo que mis compañeros y colegas habían conseguido con él. Porque de eso se trata esto, doctor y paciente cada uno pone los suyo; es un trabajo conjunto. Es un proceso o camino de cambios y sanación en donde la operación es un paso, importante pero un momento en muchos momentos. Por ello, creo a diferencia de otros eventos en la medicina,  que aquí se crean ciertas complicidades y amistad doctor-paciente. En esto también hacen parte otros doctores y doctoras que conforman un fantástico equipo de apoyo. Muy especialmente viene a mi memoria la Doctora Errandonea.

Todo esto sucedió hace 16 meses. Entre a pabellón pesando 123 kilos y ahora peso 79. Justo lo que debo pesar para mi tamaño de acuerdo a unos muy particulares cálculos establecidos en los protocolos de los especialistas.  Tuve que cambiar la ropa,  lo que fue fantástico. Deje atrás los malestares eternos de las panzadas,  de los asados y comilonas. Con ello llego el tiempo, la concentración y capacidad para hacer muchas otras cosas y más trabajo.  El alma y la mente comenzaron poco a poco a ser ejes de la existencia, liberados del sometimiento y de la preocupación de las exigencias cada vez mayores del cuerpo. Una experiencia liberadora, gratificante y estimulante. Nada mejor que conquistarse a uno mismo y vencer. En este caso con la ayuda del Doctor y su equipo.

En lo cotidiano hoy estoy en un programa de salud física muy entretenido en la CLC, en donde el objetivo es la tonificación muscular para el acomodo de toda la biología  a la nueva persona que soy. Hoy vivo y no solo sobrevivo. Mucho más feliz y en paz con la mirada hacia el futuro.

Martita Andrews L. – Manga Gástrica Laparoscópica

A los 2 años hice mi primera dieta y desde entonces he intentado un sinnúmero de tratamientos, remedios, dietas y programas para bajar de peso. Si bien estos intentos tenían resultados positivos, en el corto plazo volvía a la situación inicial; sin embrago, creo que todos los intentos y el hecho de que mis padres nunca se rindieron y siempre buscaron nuevas alternativas, permitió que mi peso se mantuviera en niveles relativamente normales a lo largo de mi vida.

Pero hace 8 años, perdí el control de mi peso y los tratamientos ya no funcionaban. Cada vez era más difícil seguir los programas y fui cayendo en un círculo vicioso: entre más engordaba, más me costaba mantener una dieta, más rápido me desmotivaba, y entonces más comía y más engordaba y así sucesivamente.

El año 2007 llegué al centro de obesidad de la Clínica las Condes, como un intento más por bajar de peso. Pesaba 86 kilos y seguía subiendo (midiendo 1,57). En ese entonces, se conversó el tema de la cirugía como una de las mejores opciones, pero por miedo, preferí darle una última oportunidad a una dieta y ejercicio. El programa resultó, aunque fue difícil. Luego de un año, había logrado bajar cerca de 10 -12 kilos, pero al corto tiempo comencé a subir de nuevo. A diciembre de 2009, ya había alcanzado los 80 y en vista de que seguía subiendo y los problemas asociados iban en aumento, decidimos retomar la opción de la cirugía. Necesitaba algo radical que me sacara de la inercia en la que había entrado mi cuerpo.

Desde el primer momento me sentí muy cómoda con el Dr. Berry y su equipo. Siempre estuvieron abiertos a contestar mis preguntas y a ayudarme en el proceso. Destaco la labor de Marcelo Schatloff al igual que la de todo el equipo médico y administrativo de la clínica.

Tanto el proceso pre-operatorio, como la cirugía y el post operatorio, resultaron muy bien. Creo que la clave es seguir las instrucciones del equipo médico al pie de la letra. Yo, gracias a eso, he tenido cero molestias durante todo el proceso.  Es importante estar consciente que se necesita de un sacrificio también. La cirugía no hace bajar de peso mágicamente, pero lo bueno es que vale la pena y los resultados son reales, visibles y permanentes.

Hoy ya he cumplido 7 meses de operada, he bajado poco más del 80% de mi exceso de peso y puedo decir que haberme operado ha sido la mejor decisión que pude haber tomado. Los resultados han superado mis expectativas con creces: tengo más energía, me siento más cómoda, me ha mejorado la piel, el pelo, me canso y transpiro 1/8 de lo de antes y los dolores de cadera y rodilla han desaparecido. Ahora puedo hacer las cosas que siempre me ha gustado hacer: deportes, salir a bailar, salir con mis amigos, comprarme ropa bonita… me ha devuelto femineidad y la confianza. … incluso mis amigos dicen que ando más alegre.

Siempre me he considerado una persona feliz, pero ahora, es mucho más fácil.

Fabiola Gordillo – Manga Gástrica Laparoscópica

Mi nombre es Fabiola Gordillo, llevaba 10 años luchando con el tema del sobrepeso; todo partió desde que me descubrieron un cáncer a la tiroides después del nacimiento de mi 2do hijo, me tocó el hipotiroidismo y a pesar que me recuperé completamente, a partir de allí,  jamás logré volver a mi peso ideal.

Probé todas las dietas que existen, traté de hacer todos los tratamientos que hay, tomé pastillas por mucho tiempo y finalmente me convencí que no lo iba a lograr.

A pesar de que siempre me he considerado una persona feliz, gozadora de la vida y agradecida de la vida que tengo, el tema del peso fue siempre un lunar negro que me atormentaba constantemente.

Me encontré con 2 amigas que se habían hecho la manga gástrica (una en Febrero del 2009 en Perú) y la otra en Stgo. en Marzo del mismo año), ambas eran otras personas, fue tanto el impacto que me produjeron, que sentí que había encontrado la solución a mi problema sin duda alguna.

Aquel día que vi a la amiga en Santiago, tomé la decisión de operarme…… en 3 meses me estaba operando con el Doctor Berry, mi operación fue el 19 Octubre 2009. Ha pasado exactamente un año y en total he bajado 30 kilos, soy otra persona.

Tal como se lo dije al Doctor Berry el día que lo conocí: “ESTO ES LO UNICO QUE ME HACE FALTA PARA SER PLENAMENTE FELIZ ¡!!!

Y lo he logrado con creces… siempre que me preguntan digo lo mismo: “Es lo mejor que he hecho en toda mi vida” Y estoy convencida que es cierto.

La operación no es complicada, siguiendo las indicaciones del equipo médico todo sale perfecto, pero hay que cumplirlo al pie de la letra, siento que esto formó parte importante del éxito de mi operación. Hoy puedo comer de todo pero en pequeñas cantidades y varias veces al día.

Hoy disfruto mucho mi nueva condición, toda la ropa que me compro me queda bien, disfruto las tiendas a concho y sobre todo lo que más me gusta es el impacto que causo en la gente que me ve después de tiempo, no se lo pueden creer!

Con mi testimonio, quiero informar a la gente para que no teman operarse, para que sepan que van a tener un gran cambio de vida y sobretodo NO DUDEN en hacerlo.

Finalmente, quiero dar las gracias al Dr. Berry y a todo su equipo por ser tan profesionales, cálidos e involucrados en tu problema, entre todos logramos el éxito de mi cirugía.

Se despide una paciente eternamente agradecida.

Ana María Parra Nilo – Manga Gástrica Laparoscópica

En Mayo de este año 2009, en forma casual, llegó a mis manos una revista informativa de la CLC, dentro de un stand que había sido confeccionado por la empresa Gestionarte, empresa donde trabajo como Psicóloga.

En dicha revista encontré un artículo sobre variados tipos de cirugía bariátrica que realizaba en ese recinto hospitalario un equipo de profesionales a cargo del Dr. Marcos Berry…

En ese momento supe que había encontrado la solución a mi sobrepeso y a mi diabetes.

Desde ese instante me propuse concretar mi anhelo de dejar de ser gorda, de volver a sentirme bien, primero por mi salud, ya que provengo de una familia de diabéticos, segundo para dejar de sentirme menospreciada y descalificada por mi obesidad, y tercero para volver a sentirme bonita, a pesar de mis 60 años, y recuperar mi alegría, espontaneidad y sentido del humor…

El camino a recorrer no fue fácil, pero no es imposible…

Reprogramé mis actividades y reservé un día a la semana para preocuparme de mi misma, y comencé a visitar a diferentes especialistas, para conocerlos, para entender las características y los riesgos de los distintos tipos de intervenciones posibles y para hacerme todos los exámenes médicos previos que me pidieron, con el propósito de que ellos me evaluaran y recomendaran los procedimientos apropiados en mi caso.

Este proceso no resultó simple, porque la rigurosidad de los especialistas impidió en algún momento que se llevara a efecto la intervención cuando yo lo estimé conveniente, ya que en cierta ocasión a pesar de que yo consideraba que se trataba de un simple resfrío, en opinión del equipo médico se encontraba temporalmente afectada mi capacidad respiratoria, y simplemente no aprobé el examen y no me autorizaron para operarme.

Sin embargo, este proceso me ayudó a conocer en detalle las características de mi enfermedad, los beneficios y los riesgos de la intervención, y, particularmente, la calidad humana y profesional de los distintos especialistas.

Finalmente fui intervenida el 6 de Agosto de este año…

Soy una mujer fuerte, que ha tenido 4 hijos, y que ha debido enfrentar algunas intervenciones quirúrgicas, así que la operación en sí no resultó para nada traumática, y los procesos post-operatorios no fueron más molestos ni menos incómodos, que los que uno puede presuponer inherentes a este tipo de intervenciones… al tercer día pude irme de vuelta a mi casa, caminando…

Una de las prescripciones del Dr. Berry y su equipo fue que hiciera reposo relativo por dos semanas, pero en realidad mi recuperación fue particularmente rápida y progresiva.

En realidad desde que llegué a mi hogar no necesite descansar ni por dolor, ni porque me sintiera mal, todo lo contrario el hecho de verme cada día más delgada me hacía sentir siempre mejor.

Por supuesto he seguido con absoluta rigurosidad las prescripciones médicas en cuanto a dieta y hábitos alimenticios: cantidades, calidad, variedad, frecuencia, horarios, velocidad, etc., y también me he preocupado de incorporar en mis rutinas tiempo suficiente para hacer ejercicios, optando principalmente por la hidro-gimnasia.

Quizás el principal esfuerzo ha sido mantenerme fiel a mi propio compromiso de cambiar mis hábitos alimenticios y sedentarios, pero haber perdido más de 25 kilos de peso, y haber regresado a índices de glicemia dentro del rango de sujetos normales, han sido para mí resultados más que suficientes para seguir perseverando en una nueva actitud de respeto y cuidado de mi cuerpo y de mi salud.

Las personas que me conocen dicen que he rejuvenecido, que se me ve feliz, y efectivamente yo me siento muy bien , me veo mejor, y me quiero más…

Primero doy gracias a Dios, por haberme guiado y haberme dado fuerzas para tomar la decisión, asumir los riesgos y cambiar mis hábitos de forma consecuente con mis objetivos; doy gracias también a toda mi familia por el apoyo recibido, y agradezco también al Dr. Berry y a todo su equipo, por haber contribuido con su aporte profesional y humano a recuperar mi salud… por hacerme sentir que mi vida aún puede tener otro sentido.

Roberto Ibacache R. – Manga Gástrica Laparoscópica

alt

La verdad es que hoy me siento muy bien, he bajado 27 kilos, me operé hace un año y ha sido una de las buenas decisiones que he tomado. Mi lucha diaria contra el sobrepeso comenzó desde que tengo uso de razón.

La verdad es que el sobrepeso no fue un gran problema en mi vida, pero si que no me podía descuidar, habitualmente realizaba dietas y deportes (fútbol en mi juventud y luego de adulto racquetbol). Con esas precauciones me mantenía entre cinco y diez kilos sobre lo normal. Mi drama comenzó hace cinco años, ya que tuve que someterme a una cirugía de cadera lo que me impide, de por vida, realizar deportes de alto impacto, por lo tanto ya no podía jugar racquetbol, sumado a ello que no me gusta hacer otros deportes ni menos gimnasia comencé a subir de peso sistemáticamente, hasta situarme cercano a IMC=35 y sin visualizar como revertir esa condición. Esta circunstancias me estaba complicando la vida, pasé por tomar pastillas para adegalzar, por hacer dietas severas, me compré un sinnúmero de máquinas para hacer ejercicios… nada me dio resultado, ya que no tengo la disciplina de la perseverancia y cada día se reflejaba en la balanza como aumentaba de peso.

Al ver mi desmotivación, mi señora -sin que yo se lo pidiera-, se informó y me consiguió una consulta con el Dr. Marcos Berry,  luego me comunica y me persuade para que asista a la cita. ¡Hasta ese momento una intervención quirúrgica no era alternativa para mí!

En dicha reunión el Doctor Berry me indicó detalladamente en que consistían las alternativas de solución para el problema que yo tenía, las consecuencias y los resultados de cada una de ellas. En esa cita me di cuenta que estaba frente a una solución integral y definitiva… ¡y la verdad es que no me equivoqué!, a los dos meses ya estaba operado.

Hoy día a la vuelta de un año, aparte de bajar de peso, he mejorado mis indicadores de salud: colesterol, hígado graso, ritmo cardiaco, etc. En pocas palabras, me siento más feliz y además estoy más saludable. Lo mejor de todo es que no siento la sensación de hambre que antes tenía durante todo el día. Hoy me alimento para vivir.

Para finalizar, les comento que, en mi caso, fue fundamental para tomar la decisión de someterme a una intervención quirúrgica de esta naturaleza, tres factores: el primero es que yo estaba buscando una solución definitiva a mi problema de sobrepeso, segundo mi señora que encontró una alternativa  y me convenció para que asistiera a la cita médica y la tercera el profesionalismo, la confianza y la calidez humana del equipo liderado por el Dr. Berry, nunca me he sentido sólo, al contrario, siempre han estado ocupados por ver como estoy y  como me siento.

Jocelyn Bay-Schmith C. – Manga Gástrica Laparoscópica

alt

Luego de tres embarazos y comidas a destajo subí 60 kilos en un par de años. Hice todas las dietas, que empezaban los lunes y terminaban un par de días después. Además, mi obesidad era tan notoria que a esa altura me daba lo mismo engordar un poco más. Eso se tradujo en una subida constante de peso, ataques de asma, cansancio extremo y finalmente un alza brusca de presión, que me llevó a la clínica y  terminó de confirmar que debía hacer algo ya por mi salud.

El tener a mis tres hijos tan chicos, el menor con menos de un año para esa fecha, los consejos de mi cardiólogo y de la nutrióloga que visité tras este ¨accidente¨, más el apoyo incondicional de mi familia me llevaron a tomar rápidamente la decisión de operarme. Tenía claro que sólo con dietas  no podría  controlar mi obesidad y más temprano que tarde me pasaría la cuenta, perjudicando a mi familia.

Pedí varias recomendaciones y tanto pacientes operados con gran éxito, como doctores de confianza me recomendaron al doctor Berry. Así llegué hasta su consulta.

Luego de realizarme todos los exámenes de rigor, que confirmaron que todos mis índices estaban alterados, decidí operarme. En menos de un mes entré a pabellón absolutamente resuelta. Y no me equivoqué.

La operación fue rápida y ya en la tarde del primer día me sentía bien. Tan bien que al segundo día me dieron de alta. De ahí para adelante, seguí el tratamiento al pie de la letra y sin mayores esfuerzos.

Mi estómago no me permitía comer de más, los rápidos resultados en la baja de peso fueron el mejor incentivo  para continuar, y los controles y terapias me daban la seguridad y apoyo para seguir adelante.

Agradezco infinitamente la entrega, cariño y seguridad que en todo momento me ha brindado el personal de la Clínica Las Condes. Sin ellos, no sé si los resultados hubieran sido los mismos.

Me operé con 110 kilos el pasado 23 de junio de 2011 y hoy peso 43 kilos menos. Tengo índice de masa corporal normal, el asma desapareció, puedo jugar con mis hijos de igual a igual, me puedo comprar ropa donde quiero, me siento sana y, lo más importante, feliz conmigo misma.

La cirugía y el tratamiento integral de la clínica me cambiaron la vida en términos físicos y sicológicos. Hoy tengo seguridad en mí y en que puedo controlar la ansiedad y el estrés sin tener que recurrir a la comida. Es un trabajo que debe ser realizado a diario y de manera permanente, pero con el apoyo de todo el equipo médico de la clínica, se puede.

Sé que la obesidad es una enfermedad crónica y como tal debo preocuparme siempre de no recaer. Los controles permanentes, los consejos del doctor Berry, la doctora Ada Cuevas y la sicóloga María Ignacia Burr, además de las idas al gimnasio de manera constante y el cambio de mentalidad que se produce con el tratamiento, son la claves para mantenerse sana, de cuerpo y alma.

No puedo dejar de reiterar las gracias a todo el equipo, desde Joel del área de servicios administrativos, hasta el Dr. Berry, que además de operarme impecablemente, me ha dado las respuestas precisas a todas las dudas durante todo este tiempo. Priscila y Lorena con sus llamadas de coordinación de horas médicas y su gran ayuda con los temas administrativos. Y la doctora Cuevas, que con sus controles exhaustivos, dietas saludables y ricas, y sus tips de menús para no aburrirme me han permitido bajar y ahora mantener mi peso de manera rápida, segura y permanente.

Lejos esta ha sido la mejor decisión por el apoyo de un equipo médico especialmente humano. Por lo mismo, no dudo en recomendar esta opción para todos los que lo necesitan.

Vamos que se puede!!!

------------------------------------------------------------------------------

Hermanas Sanhueza. – Manga Gástrica Laparoscópica

alt alt

Estimado Dr. Marcos Berry: Somos las hermanas Sanhueza Valdés y queremos escribir nuestra historia. Ambas vivimos procesos distintos tanto antes, durante y después de la operación, pero aun así siempre hemos estado unidas apoyándonos y amándonos como somos una a la otra. Antes: Sandra: Yo desde que tengo uso de razón que siempre tuve temas con el peso, lamentablemente me detectaron muy de pequeña resistencia a la insulina en donde luche toda mi infancia con restricciones y cuidados en los alimentos. En cada paso que me tocó enfrentar siempre tuve el apoyo incondicional de mi familia y de la cual estoy agradecida, pero para una niña de 5, 6, 7 años es difícil asumir y enfrentar restringir cosas ricas para comer y tener que consumir cosas light. Ya más de adolecente y siguiendo con la lucha siempre, realice variadas dietas y viendo a distintos profesionales de la salud aun así aumentaba mi peso hasta llegar a los 30 años pesando 82 y entre medio con intervalos de más o menos kilos. Hasta que en Noviembre del 2016 y con el apoyo de mi tía Susana comenzamos a ver el proceso para la manga. Loreto: Yo siempre fui flacucha, muy mala para comer hasta ser mañosa, muy hiperquinética y siempre deportista, De adolecente mantuve siempre mucho deporte en la semana hasta que salí del colegio, ahí comencé con el sedentarismo y mi cambio de peso. En los últimos 10 años subí aprox 32 kilos en 3 procesos distintos, al comenzar a trabajar, al dejar de fumar y al vivir en viña y trabajar en Stgo. En estos 3 hitos se sumó alimentarme pésimo y con mucha ansiedad, hasta llegar a 84 Kilos a los 33 años. Durante: Sandra: Una semana antes comenzó la preparación, una dieta blanda y luego liquida para que m cuerpo estuviera listo para el proceso, llega en mi mucho nerviosismo pero también ansiedad que pase luego la operación y con muchas expectativas del resultado. Siempre confiando en los profesionales y acompañada en el proceso de mi familia. Luego de entregar todos nuestros exámenes y hacer los controles pertinentes llegó el día, me toco entrar a pabellón, después de mi hermana Loreto. Estaba nerviosa propia de mi única operación, eran muchas sensaciones en mi cabeza y corazón pero confiada en que todo saldría de maravillas.

No me di cuenta y ya estaba en recuperación sintiéndome muy bien, algo hinchada pero es lógico, sin hambre y esperando las visitas de la Kine y el Doc. Loreto: Estaba lista para entrar, dentro de mis exámenes aparecieron cálculos en la vesícula así que adicional tendrían que sacármela, lo que para mí era muy bueno, ya que es muy probable dentro de estas operaciones y como nos había explicado el Doc, que salgan cálculos. Ya tenía la pega lista ;). A diferencia de mi hermana yo estaba muy tranquila, lo que si las agujas y yo no somos amigas entonces el anestesista realizo un gran trabajo entre tallas y música en pabellón para hacer el proceso más grato, Muy agradecida también de los colaboradores dentro de pabellón, personas muy amables y amorosas, son un gran equipo.

Después: Sandra: Luego de salir de la clínica donde toda la estadía fue muy satisfactoria, me atendían muy bien y todo el personal muy amable, rápidamente comenzó el cambio físico. Esto es como volver a nacer, ya que debes aprender a comer y que tu cuerpo conozca de texturas y tolerancias, al comienzo es solo liquido el cual siempre es mucho, pero un buen concejo, coma …Des…paaa…..cito…. como dice Luis Fonsi. esa es la clave para no sentirse mal ya que detectas hasta donde puedes ingerir alimento, y la otra clave es comer a las horas que corresponden aunque no tengas hambre, esto es para que tu cuerpo se acostumbre y acelere su metabolismo. Semana a semana ya se hacía más fácil pero aun así las porciones que podía comer eran pequeñas ya que realmente no se puede comer más, con los meses ya extrañas algunos alimentos que empiezas a pedirle al Doc en los controles, yo tenía muchas ganas de comer lentejas y palta. Cada vez bajaba más de peso y me iba sintiendo muy bien, más liviana eso me hacía más alegre. Ropa que me quería comprar podía y sabía que me quedaría bien. Ahora ya con así 10 meses de operación, me mantengo quizás un día con más gramos otros menos, peso 58 kilos y físicamente me veo delgada. Loreto: Mi post operatorio en la clínica fue más incómodo, como tuve que sacarme además la vesícula estaba un poco más hinchada y me incomodaba esa situación.

Esto solo duro 3 días, ya que llegando a la casa y estando más en la confianza de mi hogar el gas mágicamente sale de tu cuerpo jejeje, y luego de eso todo salió perfecto, yo no perdonaba las horas de alimento cada 3 horas tenía hambre pero tomaba 3 cucharadas de sopa y ya quedaba satisfecha, ahí se para inmediatamente de comer, nunca me sentí mal porque al pie de la letra comí todo lo que el doctor nos indicó y lo hice despacito como dice mi hermana. Siempre se debe acompañar de ejercicio, como había perdido la costumbre del ejercicio no habían muchas ganas, pero es necesario hacerlas, es muy importante que este proceso se acompañe con actividad física, no podemos dejarle todo a la no ingesta de alimentos.

Volví a utilizar ropa de mi adolescencia que la había guardado por si...”algún día”… y ese día si llego. Retome mi figura delgada que siempre había tenido pero que perdí por descuidada. Me siendo muy cómoda, liviana y puedo usar la ropa que quiero. Ya peso 59 kilos y mi mayor baja fue hasta 57 pero siento que me veo muy muy delgada. Si bien, y como contamos somos hermanas tuvimos procesos muy distintos uno de la otra pero la clave fue siempre acompañarnos y contarnos como nos sentíamos con esto, nunca competimos con quien bajaba más, al contrario nos analizábamos ya que tenemos todos nuestros exámenes guardados y entendimos porque a una le paso tal o cual cosa. Ambas tenemos muy buen circulo de apoyo, dentro de eso nuestra madre incondicional y nuestra tía Susana quien nos acompañó en cada paso como una madre putativa a controles y exámenes, y por supuesto el resto del familión que estaba pendiente de nosotras, imagínense los cumpleaños nos hacían menú aparte y si no nos hubiésemos realizado esto juntas quizás el proceso claramente sería más solitario.

También mencionar que hay un gran equipo de profesionales que detrás de la operación que trabajan con el Dr. Marcos Berry, como Isabel y Paulina que sin ellas nuestra cabeza estaría en cualquier parte… siempre pendientes de nuestros controles, a la loca de la Kine Mariela Olivares quien te llena de ganas para ejercitarte entre otros. Para todas las personas que lo están pensando hacer, las invito a atreverse, es muy importante sentirse cómodo con uno mismo. Y nosotras las hermanitas Sanhueza!!!! Ya lo estamos. Un cordial saludo Cuchi y Lolo. .

Nerien y Jorge. – Manga Gástrica Laparoscópica

alt

Nerien S. Negrón y Jorge R. Bermudez En mayo del 2016, mi esposo me invitó a almorzar con un amigo y ex compañero de trabajo.

Él estaba súper contento y muy emocionado contándonos que su baja de peso le había cambiado la vida. Nos contó que se había operado en la Clínica Las Condes con el Dr. Marcos Berry, habló de la excelencia de trato antes, durante y luego de la operación Jorge y yo salimos del almuerzo con la mente revuelta, llenos de dudas y preguntas, principalmente emocionados con la idea de bajar de peso, ya que por años use todas las dietas posibles, desde Weigh Watcher, Jenny Craig, Dr. Atkins, Medicina Alternativa, medicamentos para suprimir el hambre, batidos, sopas, etc. y cada vez engordaba más.

Comencé a tener problemas con mis pies, rodillas y espalda.

El colesterol y la hipertensión cada vez más alta aun con medicamentos. Ir a comprar ropa era un castigo emocional, nada me servía, me sentía incomoda y frustrada. Tenía siempre por mi salud y nada de lo que hacía lo cambiaba.

Hacer ejercicios nunca me gusto y me aburría. Jorge en su juventud jugaba football Americano hasta la Universidad, para él era normal hacer ejercicios, pero a pesar de eso, comenzó a subir de peso, tuvo dos operaciones de rodilla a causa de los meniscos y el peso no le ayuda en nada.

Los médicos le había dicho que de tener otra recaída, terminaría con una remplazo de rodilla. Todo esto creaba mucha ansiedad y preocupación. Cuando llegamos a la casa comenzamos analizar y nos enamoramos con la idea de operarnos y hacer un cambio radical.

La idea era interesante, buscamos información por internet y decidimos buscar la información del Doctor. Jorge llamo a su amigo y le pidió la información del Dr. Berry, ahí comenzó nuestro sueño. Nos realizaron todos los exámenes que eran necesarios para el día de la cita con el Doctor Berry, Dr. Molina y todo el equipo médico.

En la cita con Dr. Berry observamos todos los resultados y tomamos la decisión de operarnos. Nos miramos y tomamos una decisión inmediata y pautamos fecha en ese momento. La decisión era muy importante y trascendental ya que decidimos operarnos ambos el mismo día.

El medico nos advirtió de los pro y los contras de operarnos el mismo día y lo más difícil era que necesitábamos alguien que nos acompañara los primeros días al salir del hospital y nosotros no tenemos ningún familiar en Chile.

Aceptamos operarnos el mismo día y decidimos traer algún familiar de Estados Unidos para ayudarnos. Hablamos con nuestra hija y ella acepto cuidarnos unos días.

Le obsequiamos a cambio viajar en primera clase desde Houston, Texas. Se lo gano en grande. El día de la operación ya nuestra hija estaba con nosotros y todo estaba planificado en la casa. El día 18 de agosto de 2017 ingresamos a la Clínica las Condes en la sala de admisiones con un servicio de primera clase, 5 estrellas. Nos ingresaron en cuartos separados, pero cercanos.

Yo fui la primera a pasar a pabellón y más tarde Jorge. Al despertar luego de la cirugía mi hija estaba conmigo y me sentí muy tranquila luego me llevaron al cuarto y poco tiempo después a Jorge lo pasaron a su cuarto. Mi hija se dividía entre los dos cuartos, un ratito con uno y luego con el otro. En las primeras horas me sentía con dolor, pero tenía una gran ayuda con los medicamentos.

Jorge se sintió muy bien desde el principio, al punto que el mismo día de la operación en cuanto le permitieron levantarse, comenzó a caminar por los pasillos del hospital y se iba a mi cuarto y cada vez las enfermeras tenían que buscarlo en mi cuarto. Tardé un poco más en sentirme mejor y caminar por el pasillo. Al darnos de alta y llegar a la casa nuestra hija nos hizo la dieta y antes de regresar a Houston, nos dejó toda la alimentación para una semana y así nosotros solo calentábamos lo que necesitábamos.

Los dos juntos comíamos lo mismo y nos ayudamos el uno al otro, nos dábamos ánimos y nos cuidamos por varias semanas los dos solo en la casa. Fue algo muy importante y pienso que la idea de operarnos juntos fue fantástica ya que sabíamos lo que sentía el otro y nos ayudamos a seguir la dieta sin ninguna dificultad.

Al pasar varios días, Jorge comenzó a ir a su trabajo y se llevaba su almuerzo y colaciones. Su trabajo requiere que él viaje y a la tercera semana tuvo que viajar a Holanda sin ningún problema con la alimentación.

Comenzamos nuestra vida social y hasta asistíamos durante la convalecencia a cocteles .Nos llevábamos jugos Liviana color morado y lo tomábamos en copa de vino, Lo pasábamos muy bien y sin contratiempos. A nosotros nos encanta comer en Restaurantes y esto no cambió aunque si cambió la cantidad de lo que comemos y en especial bajo la cantidad del gasto económico. A principio nos sentíamos raros pidiendo tan poca comida y parecía que dábamos pena. Ya no nos preocupa y lo disfrutamos.

Visitar al Dr. Molina y al Dr. Berry se ha convertido en una gran experiencia entre Jorge y yo. Vamos juntos a todas las citas médicas y siempre Jorge baja más kilos que yo, los médicos se portan bien conmigo y me dicen que es normal que la mujer baje más despacio que el hombre y hasta me motivan emocionalmente, por fin y luego de 9 meses yo llegue al peso normal y a Jorge aún le falta un poco. Wao! Me sentí que gane una carrera, por fin le pase en kilos perdidos a Jorge. El gimnasio es parte de nuestro compromiso médico y al principio siempre fuimos juntos ya que yo necesitaba de mucha motivación y Jorge es muy bueno en lograr metas. Seguimos en el gimnasio y nos cuidamos el uno al otro. Nuestra vida ha cambiado, a los cincuenta y tantos esto ha sido como regresar a la juventud. Es de gran felicidad ver como nuestra salud ha mejorado. La alta presión no existe, Jorge elimino todos los medicamentos de presión, colesterol y ácido úrico. Estoy trabajando para que lo único que me queda el colesterol, baje por completo a niveles normales. La alta presión se fue también. Nos sentimos cómodos, felices y contentos. Es una vida nueva y con gran calidad. Explicar la emoción de bajar hasta 6 tallas es un sueño logrado y hecho realidad.

Escuchar que te reconozcan y te digan “Flaca” es la experiencia más enriquecedora emocionalmente. Verme flaca en el espejo es hermoso. Agradecemos el seguimiento médico y personal que el equipo del Dr., Berry nos ofrecen.

Nos sentimos seguros y tranquilos con todos los esfuerzos que realizan para que estemos protegidos. Es impresionante ver que sin importar a qué hora llamemos o enviemos mensaje siempre Isabel la asistente del Dr. Berry nos ayuda y orienta.

Estamos muy contentos y satisfechos con la decisión que tomamos. Creo que haberlo realizado ambos al mismo tiempo fue una decisión muy acertada. Lo recomendaría a parejas que como nosotros teníamos problemas con el peso. .

 

Tipos de Cirugías.

Manga Gástrica

Leer más

Bypass Gástrico

Leer más

Cirugía Metabólica

Leer más

Cirugía Revisional

Leer más

Balón Intragástrico

Leer más

Cirugía Sin Huella (SILS)

Leer más

Cirugía Robótica

Leer más

Pasos a Seguir

Leer más

Whatapp +56975884109

La Asistente del Equipo Médico del Dr. Marcos Berry le ayudará con sus dudas y consultas.

Consultas

Preguntas

 

 

Noticias y Novedades.